Título III de la Constitución española, las Cortes Generales, 1º parte

CortesLlegamos al tercer título de nuestra Constitución. Este Título, y al igual que hicimos con el primero, lo dividiremos en dos entradas por su extensión. De esta manera, analizaremos el capítulo primero en esta entrada, relacionado con las Cortes Generales y su funcionamiento y en la siguiente, hablaremos de las leyes y los tipos que hay. Además, añadiré un ejemplo a esta entrada para explicar el sistema D´Hont. Comencemos:

Lo primero que hace la Constitución en su articulado en este Título es decir como se forman las Cortes Generales (art. 66), diciendo además que son la representación del pueblo, que son las que tiene la labor legislativa (los que aprueban las leyes), son las encargadas de aprobar los Presupuestos Generales del Estado y, además, ejercen el control sobre el Gobierno.  Las Cortes en España se dividen en:

  • Congreso o Cámara Baja (Art 68): formado por un mínimo de 300 y un máximo de 400 Diputados (en la actualidad, 350 por la Ley Orgánica del Régimen Electoral General), que serán elegidos por sufragio universal, o lo que es lo mismo, posibilidad de voto de todos los mayores de edad del territorio español y cada cuatro años. Para las votaciones, España se divide en Circunscripciones, que a efectos prácticos, serán las mismas que las provincias.  Dentro de cada una de ella, dependiendo de su población, cada una tendrá más o menos Diputados a elegir. Por poner varios ejemplos de las últimas elecciones celebradas: Madrid, 36 escaños (Diputados); Málaga, 11 escaños; Ávila, 3 escaños.
  • Senado o Cámara Alta (Art. 69): Es la cámara de representación territorial. Aquí, cada provincia elegirá a 4 senadores para su representación (con algunas especialidades en cuanto a las islas y las ciudades autónomas). Además, cada Comunidad Autónoma elegirá un Senador y otro más por cada millón de habitantes de su territorio. También es durante cuatro años

Existen, eso sí una serie de condicionantes parra ser Senador o Diputado. En primer lugar, obvio, o eres senador o eres Diputado, no ambos (Art. 67). En segundo lugar, existen una serie de incompatibilidades para ejercer dichos cargos (art. 70), tales como ser componente del Tribunal Constitucional, policías en activo… etc.

Luego, una clausula de libertad de opinión dentro de sus funciones, necesaria por venir de donde venimos, y además, una inmunidad, por la cual solo podrán ser detenidos previa autorización de su respectiva cámara (art. 71). Esto, ya lo analizaremos más adelante, pero tiene, obviamente, sus peros.

Tras ello, algunas pinceladas de cuando se reúnen las Cortes, como se organizan internamente y su modo de funcionamiento: en pleno (todos los Diputados o Senadores a la vez) o en comisiones.

En cuanto al sistema de elección de las Cortes, España tiene mediante la Ley electoral designado el Sistema D´Hont, sistema también utilizado en países como Finlandia o Brasil. Es un sistema de representación proporcional, mediante el cual, los diputados a elegir por cada provincia dependerá del número de habitantes de cada una de éstas.

Lo explicaré con un ejemplo:

Partimos de la base de que cada provincia, tiene asignados un número “X” de escaños a repartir, cogiendo los datos de las últimas elecciones españolas (2016), como ejemplo el municipio en el que vivo, Málaga, tuvo como escaños a repartir 11. 

Para esta explicación, cogeré un número de escaños ficticio para facilitar la misma. Repartiré 4 escaños.

Bien, en esta provincia a repartir 4 escaños, supongamos que se presentan 7 listas de 7 partidos políticos distintos. Y el reparto de votos obtenido por cada lista es el siguiente:

  • Lista A: 300 votos.
  • Lista B: 100 votos.
  • Lista C: 50 votos.
  • Lista D: 20 votos.
  • Lista E: 10 votos.
  • Lista F: 5 votos.
  • Lista G: 2 votos.

Total de los votos: 487.

El sistema D´Hont, por definición, descarta todas aquellas listas que no superen el 3% de los votos totales. Es decir, si el total de votos es 487, todas aquellas listas que no superen 14,6 votos (3% de 487), quedan descartadas automáticamente. Por lo tanto: Listas E, F y G quedan descartadas.

  • Lista A: 300 votos.
  • Lista B: 100 votos.
  • Lista C: 50 votos.
  • Lista D: 20 votos.
  • Lista E: 10 votos.
  • Lista F: 5 votos.
  • Lista G: 2 votos.

Tras esa primera criba se hace, ya sí, el reparto de la siguiente manera: Los votos totales obtenidos por el partido político correspondiente, se divide tantas veces como escaños a repartir, es decir, 300 lo dividiremos por uno, luego por dos, luego por tres… hasta el número total de escaños a repartir. Y así, con todas las listas:

Dividido entre 1 Dividido entre 2 Dividido entre 3 Dividido entre 4
Lista A. 300 votos 300 150 100 75
Lista B. 100 votos 100 50 33,3 25
Lista C. 50 votos. 50 25 16,7 12,5
Lista D. 20 votos. 20 10 6,7 5

Hechos los cálculos, para terminar, cogeremos los datos más altos, siendo el resultado final:

  • Lista A: 3 escaños
  • Lista B: 1 escaño
  • Lista C: ningún escaño
  • Lista D: ningún escaño

Éste es, resumidamente, el sistema D´Hont, el sistema de elección de representantes que utiliza España.

Finalizamos esta entrada adelantando que, en la próxima, hablaremos de todos los tipos de leyes que existen para terminar con el título tercero de nuestra Constitución.

José Rey- Abogado

One thought on “Título III de la Constitución española, las Cortes Generales, 1º parte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *