Título III de la Constitución española, 2º parte

leySeguimos analizando el Título III de nuestra Constitución y en esta entrada hablaré de todos los tipos de leyes que existen en España, apartándome está vez del articulado constitucional, analizaré cada una de las leyes que existen en España y su proceso de elaboración de manera esquematizada. Así, siguiendo el principio de jerarquía del que hablamos hace tiempo, nos encontramos con las siguientes:

  • Constitución Española: Norma suprema del ordenamiento español. Regula las bases de la sociedad democrática y las normas que la regulan en cuanto a todas las instituciones públicas existentes.
  • Los Tratados Internacionales. Son las normas que España firma con otros países y, en especial, todas las normas con la Unión Europea (comunitarias) de la que hablaremos próximamente: 
  • Leyes “hechas” por las Cortes Generales: Aquí nos encontramos dos tipos:

– Leyes Orgánicas: Son leyes que, para su aprobación, requieren una mayoría absoluta de “síes” en la votación en las Cortes Generales. Son exclusivas para materias tales como Derechos Fundamentales (Sección primera, Capítulo segundo, Título primero de la Constitución), el régimen electoral, etc. Ejemplo: Ley Orgánica 4/2015, de 30 de marzo, de protección de la seguridad ciudadana.

– Leyes Ordinarias: Son todas aquellas leyes que no requieren de dicha mayoría absoluta (la de las orgánicas), es decir, mayoría simple, y están reservadas para todas las materias que no necesiten una Ley Orgánica. Ejemplo: Ley 49/1960, de 21 de julio, sobre propiedad horizontal.

  • Normas reglamentarias con “rango de ley”. Son leyes que no son aprobadas por las Cortes Generales sino por el Gobierno. Nos encontramos con: 

– Real Decreto Ley: Leyes aprobadas por el Gobierno para una necesidad concreta y urgente. Tras aplicarla, debe ser ratificada (aceptada) por las Cortes para su validez, y si es aprobada, dejará de llamarse así para denominarse Ley Ordinaria. No puede regular ninguna materia que esté reservada a las Leyes Orgánicas. Ejemplo: Real Decreto-ley 1/2017, de 20 de enero, de medidas urgentes de protección de consumidores en materia de cláusulas suelo.

– Real Decreto Legislativo. Aquí, las Cortes Generales delegan en el Gobierno la facultad de elaborar una ley de una materia concreta. Nunca puede afectar a las materias reservada para Ley Orgánica. Hay dos tipos de delegación:

 1. Ley de bases: Delegación para realizar un texto articulado. Se delimita el objeto de lo que se va a regular por las Cortes. El ejemplo más claro es el Código Civil, que fue redactado por el Gobierno con una Ley de Bases (11 de mayo de 1988) que recogía 27 bases sobre las que legislar.

 2. Texto Refundido: Se encarga al Gobierno la labor de “juntar” varios textos legales en uno. Ejemplo: Real Decreto Legislativo 3/2011, de 14 de noviembre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Contratos del Sector Público.

  • Reglamentos. Bajando un escalón mas en la jerarquía. Nunca podrán contradecir los anteriores. Ejemplos varios (aunque hay mas):

– Real Decreto: Son normas que emanan del Consejo de Ministros. Un ejemplo: Real Decreto 742/2016, de 30 de diciembre, por el que se fijó el salario mínimo interprofesional para 2017.

– Orden Ministerial. Normas emanadas por alguno de los Ministerios.

 

Bien, este es más o menos, el esquema  de las normas que regulan España actualmente. Obviamente, en la práctica todo esto es mucho mas complejo, las votaciones son complicadas algunas veces y la polémica siempre esta asentada, pero como esquema general, es correcto.

Seguidamente, pasaré a explicar, grosso modo, el curso que sigue una ley desde su proposición hasta su aprobación. Adelantar, que seré muy genérico en este tema, debido a la complejidad que conlleva y lo extenso que resultaría para su lectura. Entendiendo que existen tres fases: Inicial, Constitutiva y Final, comenzaremos analizando quien puede proponer leyes y como se denomina entonces:

  • Iniciativa legislativa del Gobierno: Proyecto de ley. Son las leyes que son promovidas por el Gobierno que ostenta el poder en ese momento. Deben ir acompañadas de un relato de antecedentes y una exposición de motivos para su aprobación, y son presentadas por regla general, en el Congreso. Pueden versar sobre cualquier tema.
  • Iniciativa legislativa del Congreso (15 diputados o un grupo parlamentario), Senado (25 senadores o un grupo parlamentario), Comunidad Autónoma o 500.000 ciudadanos (salgo para materias de leyes orgánicas, tributarias y otras excepciones): Proposición de Ley.

Tras su presentación en el Congreso, el texto en cuestión que se haya presentado, siguen el mismo curso parlamentario (más o menos):

  • Proposiciones de Ley: Lo primero que se hace es debatir, ya en las Cortes Generales, sobre su toma en consideración, es decir, si merece o no la pena dicha proposición. Tras dicho debate, si por mayoría simple se supera éste, se remitirá a la comisión competente.
  • Proyectos de Ley: Solo se someten al llamado debate de totalidad, solo si alguno de los parlamentarios presenta una enmienda a la totalidad. Puede ocurrir que no están de acuerdo con el proyecto o la materia en concreto, en caso de las enmiendas de devolución; o que no están de acuerdo con el texto regulatorio, que es el caso de las enmiendas de texto alternativo.

Una vez superadas las enmiendas o la toma en consideración, el texto pasa a una comisión. Dicha comisión está compuesta por un grupo de diputados que elaboran un informe sobre dicha ley y unen las enmiendas antes dichas. De esta comisión verá la luz un Dictamen que, dependiendo de la materia, irá directamente a su votación y aprobación, bien al senado bien al congreso, el cual, deberá de debatirse en pleno, esto es, con todos los diputados o senadores reunidos. Si el texto no pasa por el congreso porque la materia lo permite, seguirá el mismo trámite en el senado (enmiendas, dictámenes…)

Tras la votación del Senado, pueden pasar varias cosas:

  • Que lo apruebe: Se publica en el BOE.
  • Que lo vete a la totalidad por mayoría absoluta.
  • Que lo enmiende en diversos aspectos.

Es en estos dos últimos casos cuando el proyecto o proposición vuelve al congreso para otro debate parlamentario. Ya en el Congreso se puede rechazar el veto del senado por mayoría absoluta. Y todas las enmiendas se votaran, quedándose las que se admitan y quitando las que no.

Tras todo este proceso, el Rey sancionará (firmará la Ley) y se publicará en el BOE, entrando  en vigor el nuevo texto cuando lo diga la ley. En caso contrario, a los 20 días desde su publicación.

Como podéis comprobar, es un sistema complejo el procedimiento legislativo el español. Me he dejado muchas cosas en este artículo, pero como dije, he querido hacer un análisis general para su mejor compresión.

Y con esto, terminamos el Título III de la Constitución. 

José Rey, Abogado

One thought on “Título III de la Constitución española, 2º parte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *