Injurias y calumnias

injuriaHoy hablaremos de mentiras piadosas. Hablaremos de las injurias y las calumnias en el Derecho Penal español.

Lo primero que haré para explicarlas, será su definición básica para que comencemos a diferenciarlas:

  • Calumnia: Decir que alguien ha hecho un delito, sabiendo que es falso.
  • Injuria: Decir o hacer algo que lesione la dignidad de otro gravemente.

Una vez diferenciados, pasaré a explicar uno a uno. Antes, dejar claro que se tratan de delitos que atentan contra el derecho al honor, recogido como tal en la Constitución española, que se recogen en los artículos 205 a 216 del Código penal y que son, ahora explicaré que significa, delitos privados.

Vamos con esto último. ¿Qué significa delito privado? En España, la inmensa mayoría de los delitos son “públicos”, es decir, afectan al Estado como guardador de la seguridad ciudadana, siendo por ello que el Ministerio Fiscal (un ente público) participa en los procesos penales, los investiga, etc. También, muestra de que sean “públicos” la mayoría de los delitos, es que la Policía o cualquier fuerza de seguridad (otro ente público) está en la obligación de salvaguardar, denunciar y evitar dichos delitos. Pues bien, esto en los delitos privados no ocurre.

En los delitos privados, como son los de injurias y calumnias, es necesaria la denuncia del ofendido para que se abra un procedimiento penal. Es necesario que al que insultan denuncie ante la autoridad. Y, además, dicho procedimiento penal tendrá unas particularidades especificas (la más significativa, un acto de conciliación previo obligatorio).

Dejado claro que son delitos privados, ahora sí, pasaré a explicar uno a uno ambos delitos:

  1. Calumnias: Como dije, la imputación de un delito a otro con falsedad. Tiene unos elementos mínimos:
    • Atribuir delito a otro. Fulanito ha cometido un asesinato.
    • Imputación falsa. Sabiendo perfectamente que Fulanito no ha cometido tal asesinato.
    • Directa y concreta. Estableciendo claramente que ha sido Fulanito y no otra persona.
    • El delito que se imputa ha de ser un delito público. Al hilo de lo anterior, la calumnia de una injuria no es sancionable (Fulanito le ha dicho “tonto” a Menganita)

Además, dicho delito de calumnias puede verse agravado si concurren otros elementos extra: la publicidad (La propaganda de dicha imputación falsa por cualquier medio de comunicación) o el precio y /o recompensa.

  1. Injurias: Acción o expresión que lesiona la dignidad de otro. Dichas injurias deben ser graves, pues ya no existe la falta de injurias, tal y como se regulaba en el Código penal anterior (decir “hija de su madre” a la vecina ya no es un delito). Sin embargo, aquí un inciso. Si dichas injurias son leves, pero se dirigen a funcionaros públicos o cónyuge o análogo, SÍ serán sancionadas. Por lo demás, las injurias pueden ser verbales o por escrito y por cualquier medio, siendo aplicable igualmente las normas de la publicidad y precio o recompensa de las calumnias.

Luego, existen unas “normas” que engloban a ambos delitos, y son tres concretas:

  • Exceptio veratis: el que demuestre la verdad de lo dicho (ya sea una calumnia o una injuria) quedará exonerado (no comete el delito) de sus actos.
  • Retracción: Si el acusado por injurias o calumnias reconoce la falsedad y se retracta de ellas, se rebajará la pena en un grado
  • Perdón del ofendido: extingue el delito

Para terminar, las penas a las que se enfrentan los condenados por estos delitos son las siguientes:

  • Calumnias: prisión de 6 meses a 2 años o multa de 12 a 24 meses con publicidad o multa de 6 meses a 12 sin ella.
  • Injurias: multa de 6 a 14 meses con publicidad y de 3 a 7 meses sin publicidad

José Rey, abogado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *